Economía Circular

El impacto ambiental de las compras online

El estudio Evolución del Comercio Online en Alimentación, universidades Complutense y Autónoma de Madrid, 2018, demuestra que el impacto de las compras online, en el sector alimentos, es mayor que en el supermercado. Esto nos pareció interesante porque desafía una creencia arraigada. 

Las comparación se efectuó en base a tres ejes: el impacto de la instalación para vender, su abastecimiento y el desplazamiento de los consumidores hacia el lugar de venta. 

Mediante un análisis de ciclo de vida, se demostró que la huella de carbono por unidad de producto es menor en el supermercado, ya que para un solo viaje adquirimos varios productos. 

El canal online en cambio, se utiliza para cantidades menores, incluso unitarias, siendo necesarios muchos viajes para igualar la compra del supermercado.

Consecuencias principales del canal online: Aumento de la huella de carbono por unidad (más viajes para menos productos). Aumenta la congestión vehicular (más vehículos para menos productos). Aumenta a cantidad de residuos generados en los envoltorios.

Nuestro interés al comentar este Informe, es mostrar la relevancia de los análisis de ciclo de vida para verificar creencias y tomar decisiones racionales.

Etapa fin de residuo. Reciclaje o Maquillaje?

La etapa “Fin de Residuo” (End of waste) utilizada por la Comunidad Económica Europea no significa cero residuos, sino la definición de criterios cuantitativos para determinar cuando un material reciclado puede dejar de llamarse residuo y denominarse materia prima.

Esto es relevante porque aporta criterios objetivos para el reciclaje. Sirve para establecer parámetros que nos aseguren que los materiales reciclados tienen las mismas prestaciones que los materiales nuevos.

Hasta el momento, en la Comunidad Económica Europea existen criterios (norma) para definir cuando los siguientes elementos reciclados pueden dejar de llamarse residuos:

a. Chatarra ferrosa y de aluminio

b. Cobre y aleaciones

c. Vidrio  Esto probablemente, resaltará las diferencias entre reciclaje y maquillaje.

La economía circular se mueve

Del texto Circular Economy, Ellen MacArthur Foundation, 2017, presentamos un punto fundamental: “Para comprender el concepto circular, debemos observarlo en movimiento”.

Existen dos sistemas paralelos funcionando:

a. Sistema biológico, que puede ser restaurado y regenerado devolviendo al ecosistema los elementos que sacamos.

b. El tecnológico, cuyas partes no pueden ser devueltas a la naturaleza, como metales, plástico o vidrio.

En ambos casos, el objetivo es la “suma cero”, equivalente a la homeostasis del sistema. De aquí se derivan los dos principios fundamentales de la economía circular: 1. Regenerar los sistemas naturales devolviendo nutrientes y agua a los suelos. Mientras mas tiempo pasan fuera del ecosistema, los elementos se degradan, por lo que estos círculos deben ser lo más cortos posible. Aquí deben concentrarse los esfuerzos en gestión de residuos.

Ecoetiquetas

La importancia de lenguaje común para comunicar datos ambientales. Existen más de 30 categorías de impacto ambiental distribuidas en más de 20 métodos, como Recipe, TRACI, IPCC, eco-indicator o CML 2001. Hay un avance tal en materia de tratamiento de números y datos que se han desarrollado muchos métodos específicos según lo que se busque medir.

Lo mismo ocurre con las categorías de impacto como formación de ozono fotoquímico, ecotoxicidad de los sedimentos marinos, acidificación potencial y otras más conocidas como cambio climático.

Relacionando este tema con un artículo anterior sobre eco etiquetas en https://lnkd.in/eJk9XqX, nos parece que a los consumidores les interesa principalmente su propia salud, el cambio climático y el agotamiento de la biosfera. Encontramos este gráfico en una presentación de la empresa Cascades que nos parece muy asertivo en comunicar lo que importa.